Rio 2016: Oportunidades para aprender con los Juegos Paralímpicos

Algunos objetivos a recordar y materiales a usar.

Los Juegos Olímpicos han crecido hasta la época actual como evento que trasciende lo deportivo, como fenómeno de masas a veces prisionero de intereses diversos y cita alrededor de la que es inevitable considerar las diversas implicaciones económicas que genera hoy en día el universo olímpico.

Todo esto hace que a menudo nos olvidemos de que el propio Pierre de Coubertin, la figura responsable de la recuperación de las Olimpiadas en la época moderna, fue no solo historiador sino también pedagogo. Así es, el barón de Coubertin, para quien su padre había diseñado un futuro militar, tenía proyectos e ideales diferentes y fue el ámbito de la pedagogía el que le permitió responder a sus verdaderas aspiraciones.

A muchos resulta extraño pero no debería ser así en el ámbito educativo, que los Juegos Modernos hayan surgido de hecho como un proyecto con profundas implicaciones educativas. Y fue a partir de las convicciones de pioneros que, a finales del siglo XIX, comenzaron a reflexionar sobre la importancia de la educación física para un desarrollo integral del ser humano, y acerca de las actitudes y valores positivos capaces de activarse en torno a la práctica deportiva.

Espíritu Olímpico=Espíritu Paralímpico

“Cuando piensan en Río, muchos piensan en el Corcovado, el Pan de Azúcar y la bella gente en la playa de Copacabana. Aquí nosotros tenemos a algunos de esa gente hermosa”, comentaba Philip Craven, presidente del Comité Paralímpico Internacional, durante la presentación de la escultura de los tres Agitos, el símbolo de los Juegos Paralímpicos, después de invitar a acompañarle a alumnado del Instituto Benjamin Constant, institución dedicada a integrar educativamente a jóvenes con deficiencias visuales.

Esta obra, bautizada a partir de la palabra latina ‘Agito’, ‘Me Muevo’, nos muestra tres medias lunas asimétricas elaboradas con plástico reciclado que representan el encuentro de atletas de todo el mundo para esta cita olímpica. Un ingrediente más en el esfuerzo por empapar los Juegos de compromiso social. Y es que a menudo, el país que acoge cada cuatro años los Juegos es, evidentemente, el que más se esfuerza en apelar a los valores olímpicos y conectarlos con su comunidad educativa.

‘Transforma’, ideas olímpicas para la escuela

Desde hace meses, alumnado brasileño participa en actividades diversas, a nivel de aula o a través de diversos festivales, que han recorrido desde los barrios más prósperos hasta las propias favelas. Iniciativas en la búsqueda de fomentar el protagonismo del deporte en la educación y el fomento de estilos de vida más activos. El programa ‘Transforma’ también conseguirá que, el desinterés que la ciudadanía brasileña parecía estar mostrando por estas Paralimpiadas, tenga en las gradas de los estadios el contraste de miles de escolares animando a los héroes paralímpicos.

Por otro lado, la web oficial de Río 2016 proporciona materiales diversos, muchos en portugués y otros también en español e inglés, para el trabajo acerca de la práctica deportiva y los valores Olímpicos y Paralímpicos, bajo ideas como las de aquel ideal olímpico original que, entre otras frases olímpicas, puede citarse bajo la expresión, “lo esencial no es vencer, sino luchar bien” o “lo importante es participar”. Valores que indican que, con toda seguridad, el deporte puede fomentar valores que influyan positivamente en el alumnado, en las aulas y fuera de las aulas. Jugar limpio, esforzarse, colaborar con el equipo…

Ejemplo de materiales:
Enseñando valores olímpicos

Los Juegos y la Salud

Huella de carbono

Algunas estrellas de los Juegos Paralímpicos 2016

Daniel Dias en la piscina / Imagen de su Instagram oficial
Daniel Dias en la piscina / Imagen de su Instagram oficial

Es muy injusto destacar a atletas en particular, ya que detrás de cada uno de los participantes en estos Juegos Paralímpicos hay una extraordinaria historia de superación y capacidad. Todos son estrellas ya de salida, pero aprovechamos para hablarte de algunos en concreto:

Daniel Dias

Promete ser probablemente tan espectacular como Phelps hace apenas unas semanas. Entre Pekín y Londres, este brasileño ha sumado 10 oros y media docena de récords mundiales en la piscina. Ha sido distinguido en dos ocasiones con el premio Laureus, oficiosos Óscar del deporte.

Teresa Perales
Una neuropatía provocó que con 19 años perdiese la movilidad en sus piernas. Ha demostrado su esfuerzo y afán de superación desde entonces también con sus éxitos deportivos. Las de Río serán sus quintas olimpiadas y suma ya 22 medallas en los juegos anteriores.

Tatyana McFadden
También ganadora del Premio Laureus, esta atleta ha participado ya en cuatro Olimpiadas anteriormente. Ejemplo de que estamos ante una deportista absolutamente fuera de serie es que ha sido capaz de subir al podio tanto en unos Juegos de verano, por sus logros en la pista de atletismo, como unos Juegos de invierno, por su capacidad en el esquí nórdico. Estar paralizada de cintura para abajo debido a haber nacido con espina bífida no le ha impedido otra espectacular gesta: ganar cuatro grandes maratones en un mismo año, fue en 2013, cuando subio al podio en Londres, Nueva York, Chicago y Boston.

Matt Stutzman
Este tirador con arco aspira a mejorar su plata de hace cuatro años en Londres. Lo sorprendente, es que esa medalla fue conseguida disparando su arco con sus pies, ya que Stutzman nació sin brazos. Este deportista ostenta de hecho, con su espectacular técnica, el Récord Guinnes en distancia de tiro con arco, luego de hacer diana a una distancia de 283,40 metros del blanco.

Booking.com

4 Comentarios

  1. Seguro que no es el lugar para comentarlo, pero no puedo dejar de decirlo. El esfuerzo de estos superheroes a menudo lo hacen sin contar con el apoyo de la s administraciones, o el apoyo es testimonial. Y los patrocionadores tampoco es que se luzcan precisamente

  2. Coincido plenamente con lo que se dice: cada uno de estos luchadores tiene detrás una historia de esfuerzo y superación. Todos podemos aprender mucho, y en las aulas más todavía. No se le dedica la atención que merecen a estos luchadores.

Dejar respuesta