“Unos cuantos” o “Todos”, da igual el idioma, los niños aprenden a cuantificar de la misma manera

Imagen: UAB
Hablemos de cuantificadores numerales o cuantificadores indefinidos, el proceso es similar en más de treinta lenguas.

Estudios previos sobre palabras de números –cuantificadores numerales- ya habían sugerido que los niños las aprenden siguiendo un orden universal cardinal creciente: “uno”, “dos”, “tres”. Ahora se ha visto que se da también un patrón universal para los cuantificadores indefinidos, basado en factores relativos al significado de cada término y a su uso. Los niños los aprenden aunque no se les haya enseñado explícitamente qué quieren decir y cómo se tienen que utilizar.

Los resultados aportan una nueva perspectiva al debate de la universalidad del lenguaje, en tanto que se han hallado propiedades comunes en el proceso de aprendizaje de lenguas, en contraste con las normas propias de cada idioma. El estudio abre también las puertas a la creación de pruebas de evaluación aplicables a todas las lenguas.

El estudio, publicado recientemente en Proceedings of the National Academy of Sciences (PNAS), es resultado de una acción  COST (Cooperation in Science and Technology) para estudiar el desarrollo lingüístico de los niños europeos. Liderado por la Universidad de Cambridge, han participado más de 50 investigadores de todo el mundo. Anna Gavarró, profesora de Lingüística de la UAB, ha realizado uno de los estudios en España.

Los investigadores han analizado cómo los niños de cinco años entienden los cuantificadores “todos”, “ninguno”, “unos cuantos” y “la mayoría”. Lo han hecho con un total de 768 niños y 536 adultos hablantes de 31 idiomas (del cantonés al catalán, castellano o vasco; del polaco al urdú y el coreano, etc), que representan 11 familias de lenguas.  El experimento les mostraba cinco objetos y cinco cajas con cero a cinco objetos dentro de las cajas. Los investigadores pedían a los niños si una afirmación con un cuantificador (por ejemplo, “todas las manzanas están a la caja”) era cierta según lo representado en una imagen. Los resultados fueron analizados teniendo en cuenta criterios de totalidad, complejidad (del significado de los cuantificadores) e informatividad (afirmaciones más o menos precisas).

“Hemos visto que los niños dominan el significado de los cuantificadores ya en estas edades, independientemente de la morfología o la sintaxis de las lenguas estudiadas, y que aprenden antes unas expresiones que otras, como por ejemplo “todo” que “ninguno””, explica Anna Gavarró.

Los niños mostraron el aprendizaje de los cuantificadores en un orden similar, basado en su significado y uso. Por ejemplo, entendieron mejor “todos” y “ninguno” que “unos cuantos” y “la mayoría”, lo que sugiere que aprenden palabras que implican totalidad a una etapa más temprana de desarrollo que otros que denotan la parcialidad de un grupo.

Artículo: Cross-linguistic patterns in the acquisition of quantifiers. PNAS 2016; published ahead of print August 1, 2016, doi:10.1073/pnas.1601341113

Fuente: UAB

Dejar respuesta